Volar con ayuda del Sol…


Volar con ayuda del sol…,

“Existen alternativas reales a los combustibles fósiles”


El
futuro llegó el pasado mes de julio. Aquella mañana miles de ciudadanos
de todo el Planeta pudieron ver, gracias a las telecomunicaciones,
aparecer en la base de Dübendorf en Suiza, al primer avión propulsado
exclusivamente por energía solar, capaz de volar 36 horas sin descanso.


Aunque el Solar Impulse, un Airbus A340 no es la primera
aeronave propulsada exclusivamente con energía fotovoltaica, sí será la
primera vez que consiga volar de noche.


El Airbus de 63,40
metros, creado por un equipo de ingenieros capitaneado por Bertrand
Piccard, André Borschberg, cuenta como único combustible con 12.000
células fotovoltaicas incrustadas en sus alas y carcasa. El único
español que ha intervenido en este proyecto, Enrique Guinaldo (Madrid,
1982), ingeniero de Altran, nos cuenta todos los secretos y detalles de
este gigante solar del aire:


¿36 horas volando sin parar, impulsado sólo por la luz solar, no son demasiadas?

¡Desde
mi punto de vista todavía no son suficientes! Las 36 horas, un ciclo
día-noche-día, representan un primer paso para hacer realidad la idea
del vuelo perpetuo. En un futuro próximo podrán completarse vuelos de
mayor duración que permitan, por ejemplo, cruzar el océano y convencer
al mundo de que existen alternativas reales a los combustibles fósiles.
La idea es: si se puede volar, cualquier cosa es posible.



Es el primer avión que podrá volar también de noche… ¿qué tiene de
especial el Solar Impulse?


El prototipo HB-SIA es único en
sí mismo. Hasta la fecha no se ha conseguido un avión de
características similares en cuanto a relación tamaño/peso y envolvente
de vuelo. Por otra parte, el rendimiento de la cadena energética es
extremadamente alto, por lo que se reducen al máximo las pérdidas de
energía. El objetivo es aprovechar toda la energía que se capta del
Sol.


Me gusta utilizar una comparación bastante gráfica para
transmitir los números que hacen de este avión una obra de arte:
imagine un avión equipado con un ala de longitud equivalente a la de un
edificio de 20 plantas volando a la altura del monte Everest con la
potencia de un ciclomotor pequeño… ¡y todo ello con el peso de un coche
de tamaño medio!


¿Realmente tiene como único combustible placas fotovoltaicas incrustadas en su superficie?

Sí.
La única energía que es capaz de utilizar el aparato es la suministrada
por las casi 12.000 células fotovoltaicas que pueblan la estructura.
Durante el día la energía se repartirá entre los motores y las
baterías, siendo estas últimas las que hagan funcionar los motores
durante la noche hasta el nuevo amanecer, momento en el que se repetirá
el ciclo de nuevo.


Y si puede volar 36 horas, ¿qué te impide volar todas las que quieres?

¡Físicamente
nada! Por eso las aplicaciones inmediatas de esta tecnología se centran
en los aviones no tripulados para reconocimiento y observación. En
cuanto a la aviación tripulada, que es nuestro caso, la limitación del
tiempo de vuelo viene determinada por el aguante del piloto, para el
que completar el reto de las 36 horas será toda una aventura. Si
logramos mejorar el rendimiento e introducir más personas que puedan
pilotar por turnos, la idea del vuelo perpetuo tripulado será una
realidad.


El sol ha conseguido que un avión vuele sin
barreras, ¿dónde está el límite de la energía solar?


El
límite de la energía solar se encuentra en lograr una eficiencia tanto
en captación como almacenamiento cercana al 100%. En la actualidad el
aprovechamiento que conseguimos de esta energía es mínimo. Si logramos
aprovechar toda la energía que proporciona el Sol, podremos decir que
la energía solar no tiene límites.


¿Podría haber sido
posible el hito del Solar Impulse, con otra energía renovable, como la
eólica o la biomasa, por poner algún ejemplo?


Volar con
energía eólica, entendida de la forma tradicional, sería imposible
puesto que lo que hacemos es luchar contra el aire durante el vuelo (en
lugar de dejarnos llevar como un velero o un molino). En cualquier
caso, cada vez que un avión vuela, se puede decir estrictamente que
utiliza energía eólica puesto que la diferencia de presión entre las
partes superior e inferior del ala es la que permite al avión volar. En
cuanto a la biomasa, aún no se han desarrollado motores de aviación que
la utilicen, aunque se han hecho grandes avances en motores a reacción
que funcionan con mezclas de biodiesel y queroseno.


Existen
otras energías renovables como la solar térmica o las pilas de
combustible (aunque no constituyan una energía renovable en sí mismas),
con las que ya se han realizado pruebas de vuelo en otros aparatos. La
solar fotovoltaica es una energía muy conocida, con gran capacidad de
evolución y adaptabilidad, gran facilidad de transporte y
almacenamiento en forma de energía eléctrica, y una energía que ayuda a
transmitir de forma muy clara la misión que persigue este proyecto.


¿Cómo
se siente al ser el único español que ha participado en este proyecto,
que pretende revolucionar el mundo de la aeronáutica y de las
renovables?


Ser el único español que ha participado en el
proyecto me produce dos sensaciones. Por un lado, me da un poco de pena
no poder compartir este proyecto con más ingenieros y científicos
españoles que seguro estarían interesados. Por otra parte, me llena de
orgullo haber sido seleccionado para formar parte de un equipo de
profesionales único que tiene por objetivo cambiar la mentalidad de la
gente para hacer un mundo mejor. Es, sin lugar a dudas, un proyecto del
que puedo sentirme orgulloso.


¿Cuándo llegará la versión comercial del Solar Impulse?

Es
posible que nunca. A pesar del gran avance tecnológico que supone este
proyecto se considera inviable realizar vuelos comerciales únicamente
con energía solar. El futuro inmediato de la aviación ecológica pasa
por el desarrollo de estructuras más ligeras que permitan ahorrar
combustible. A pesar de esto, es probable que, si existe la inversión
adecuada, lleguemos a ver aviones pequeños equipados con células
solares y baterías de alta eficiencia.


En cualquier caso,
perseguimos una utopía que será realizable sólo con la colaboración de
todos. La integración de las energías renovables en todos los ámbitos
de la vida diaria depende única y exclusivamente de nosotros.

SOLAR IMPULSE

Anuncios

Acerca de ekadantamedialuna

No hay problemas, cada semilla sabe perfectamente como llegar a ser un arbol...
Esta entrada fue publicada en LAS SOLUCIONES. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s